miércoles, 1 de octubre de 2008

30- POR FIN EN CASA












Hola a todos. Son las ocho y veinte de la noche y en casa mis tres hombres duermen... Yo casi no me mantengo en pie, pero quiero despedirme de todos vosotros. Este diario llega a su fin porque ya estamos en casa.

¿El viaje? Bien, muy bien, mucho mejor de lo que nos esperábamos todos, nos lo habían puesto tan negro... Los niños se portaron de maravilla, los viajeros que nos acompañaban en el viaje tuvieron mucha suerte. Xiao Hu se durmió nada más despegar pero a la hora, la chinita que estaba sentada al lado de Mikel quiso salir y, con el movimiento, Xiao Hu se despertó. Todo el viaje despiertos pero muy bien, Pablo con una amiguita del grupo correteando por el avión y Xiao Hu en los brazos de sus aitas, sin parar, pero era lo menos que podíamos esperar. Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos en el hotel de Barcelona fueron veintidos horas y media, estábamos agotados. Pero tenemos tal descontrol de horarios que yo para las cuatro de la mañana ya estaba despierta, Mikel y Xiao Hu para las cinco y diez, y Pablo, para las seis y media.

Hoy, nuevamente vuelo para llegar hasta Bilbao. Una horita que ni nos hemos enterado. Lo único que sé es que probablemente tarde bastante en coger un avión para ir de turismo, con este viaje tenemos más que suficiente para una temporadita. En el taxi, desde el areopuerto Xiao Hu venía tenso, expectante, cómo preguntándose: "¿Y ahora, a dónde me llevan?". Supongo que vivirá la misma sensación y temor hasta que pase un tiempo y descubra, sienta, que ésta es su casa, que nosotros somos sus aitas, que Pablo es su hermano y que ha venido para quedarse y crecer con nosotros. Sentimientos de seguridad, afectividad y pertenencia que sólo con el transcurrir del tiempo, y la calidad e intensidad de las horas compartidas van haciéndose realidad dentro de nostros. Con Xiao Hu todavía estamos en la más elemental fundamentación.

Ha entrado en casa en brazos de su padre, temeroso, lloriqueoso; pero en cuanto hemos sacado los juguetes de Pablo y los tres nos hemos puesto a jugar con él, su expresíón ha cambiado... Me lo hubiera comido... La tarde se ha pasado entre juegos, vaciado de maletas, lavadoras y secadoras...

A todos los que nos habéis seguido: gracias. A todos los que habéis "viajado" con nosotros: gracias. Ha sido un auténtico gustazo "hablar" con vosotros cada noche, aunque os confieso que algún día me sentía vencida por el cansancio. Sentarme con vosotros, me ha permitido ir tomando conciencia cada día de cuanto vivía: hacer consciente el viaje, gustarlo más a fondo, dar nombre a cuanto me habitaba en cada momento. Compartir con vosotros nuestra alegría nos ha ayudado a darnos cuenta, con más profundidad si cabe, de la suerte tan inmensa que tenemos, del regalazo que supone en nuestra casa la llegada de Xiao Hu. Desde que tomamos la decisión de acogerle ya nos sentimos afortunados, sospechábamos que sería algo grande para nuestras vidas pero, hoy podemos decir que Xiao Hu es puro regalo y, para nosotros, palabra de Dios.

Mañana será otro día... Mañana comenzará nuestra vida ordinaria, la que no se escribe , la que tan sólo se puede vivir y compartir en el encuentro con los amigos. Estas crónicas se acaban pero empieza la vida... ¡Hasta siempre! Mil gracias a todos y a cada uno.

Mikel + Vicky + Pablo + Xiao Hu

domingo, 28 de septiembre de 2008

29- NUESTRO PEQUEÑO EMPERADOR




Para las nueve de la mañana todos estábamos sentados en el autobús para no llegar tarde a la ceremonia de inauguración de la temporada de compras en una nueva zona peatonal. ¡Sorpresa!: éramos protagonistas; formábamos parte del grupo de autoridades e invitados especiales del evento junto con el director del Dpto. de Turismo y el director de la Cámara de Comercio de Beijing. Muchos reporteros gráficos y varias cadenas de televisión no dejaban de grabar y hacer fotos a las 17 familias de europeos con niños chinos. Nos hemos reído mucho, nunca nos habían hecho tantas fotos. Dos personas del grupo (curioso: los dos rubios) han sido invitados a representar al Instituto de la Mujer Chino y han tenido que subir al estrado para ser agasajados con unos obsequios. ¡No hay como los chinos!

La zona peatonal inaugurada, muy bonita, ha sido diseñada por un conocido arquitecto chino. Como era solamente la inauguración las tiendas todavía no estaban ni puestas, algunas estaban todavía en obras. Suponemos que una vez en marcha será un lugar muy agradable para pasear y fundir la visa.

De allí al Parque Beihai. Nada más entrar hay un enorme estanque con flores de loto, y aunque ya estamos fuera de temporada, hemos podido ver tres o cuatro flores de loto. El parque es un enorme espacio con puentes, un enorme lago y palacetes típicos chinos repartidos por la colina.

El Parque Beihai (Lago o Mar del Norte), también conocido como el Palacio de Invierno. Ocupa un área de 70 hectáreas, incluyendo un espectacular lago en el centro que da nombre al parque. El lago, que recibe también el nombre de TaiYe, esta rodeado de jardines, pabellones y pagodas... Es el jardín imperial más antiguo del mundo y es que tiene más de 800 años.

El Parque Beihai esta compuesto por TuanCheng (ciudad circular), la isla JiongHua (en el centro del lago, preciosa), y dos grandes zonas ajardinadas. Es un jardín imperial de las dinastías Liao, Jin, Yuan, Ming y Qing.

En medio del parque hay una pequeña isla, y sobre ella la famosa y esbelta Pagoda Blanca de 36 metros de altura costruida en 1651 para conmemorar la vista del quinto Dalai Lama a Beijing.

La Pared de los Nueve Dragones -una obra maestra de la dinastía Ming del siglo XVIII- fue construida en 1756 con ladrillos y tejas esmaltados, de 5 metros de altura, 23 de longitud y 2 de espesor. A ambos lados de la pared se ven nueve dragones encorvados con diversas posturas expresivas que están jugando con las perlas del mar.


En un momento dado nos hemos parado, con los catalanes del grupo, delante de un chiringuito para “reponer” nuestras fuerzas. En frente, había unas tiendas y hemos entrado para curiosear. Mientras buscábamos algunos juguetes para entretener a los peques durante el viaje de mañana, las dependientas se han llevado a Xiao Hu y lo han vestido con un traje típico del Emperador. Como podéis ver en la foto estaba totalmente “Pequeño Emperador”. Todo formaba parte del negocio porque, sin nosotros saberlo, había en otra parte de la tienda un trono para fotografiar al niño. Hemos caído en la tentación y ya tenemos a Xiao Hu sentado en el trono…

Mientras reponíamos fuerzas hablando con los catalanes, uno de ellos, muy majico, me ha dicho que Xiao Hu con Pol (otro peque del grupo) eran los más guapos. Os podéis imaginad… para mí es evidente la “guapura” de Xiao Hu, pero que encima te lo reconozcan públicamente…

Amigos, os voy a dejar porque ha llegado el momento de hacer las maletas. Mientras yo “estoy” con vosotros, Mikel, está abriendo todas las maletas por la habitación y agrupando la ropa en montones… ¡Qué ilusión!

Adiós, ¡hasta mañana!

sábado, 27 de septiembre de 2008

28- ESTOS CHINOS SON DE GOMA




Hoy nos esperaba otra jornada maratoniana. Nos hemos levantado tranquilamente, sin prisas, porque por la mañana no había nada programado. Cada familia podía hacer lo que quisiera. Nosotros, después de desayunar, hemos vuelto de nuevo al Mercado de la Seda para comprar los últimos detalles para los seres queridos. Nuevamente a regatear… Después de tres horas de pateo por el mercado nos hemos ido a comer a una pizzería que estaba justo al lado. De allí, al hotel y a las tres de la tarde al autobús.

Primera visita: el zoo: uno no se puede ir de Beijing sin ver los osos pandas…

El parque era originalmente del señorío imperial en la dinastía Ming (1368 - 1644). Las plantas fueron cultivadas y los animales fueron criados aquí durante la dinastía Qing (1644 - 1911). Después de la Guerra contra la invasión japonesa, fue reconstruido y conocido como el Parque del suburbio de Xicheng. Y en abril de 1955, se cambió el nombre al de Parque Zoológico de Beijing.

El Parque zoológico de Beijing exhibe principalmente animales salvajes y raros que crecen en China, tales como el oso panda y el mono de oro. Los jefes de los estados le regalaron algunos animales. Además, se han introducido muchos animales raros de todo el mundo, por ejemplo, el oso blanco del Polo Norte, el canguro de Australia, la cebra de África, etc.

El parque zoológico cubre un área de más de 900.000 metros cuadrados, incluyendo la colina del mono, el pabellón del panda, la colina del león y el tigre, el pabellón del elefante, el pabellón del oso y muchos otros… hasta alcanzar un total de más de 40 pabellones. Tiene una colección de más de 600 especies animales y más de 7.000 animales.

Muy bonito, todo muy cuidado, un parque muy agradable para pasear aunque los animales estaban mejor en Chongquing. Xiao Hu ha disfrutado mucho viendo los animales y Pablo, cámara en mano, ha intentado hacer un reportaje fotográfico del paseo: pandas, elefantes, leones, tigres, panteras negras, tigres y leones albinos, canguros, zorros, monos, gallinas y gallos chinos,… Hora y media viendo animales y paseando tranquilamente por un parque lleno de estanques, sauces llorones, y árboles muy bonitos… y de nuevo al autobús.

Segunda visita de la tarde: espectáculo de acrobacias. ¡Una pasada! Realmente estos chinos son de goma. Una especie de “Circo del sol” pero en más breve y pequeño. Hemos disfrutado mucho. Xiao Hu no parpadeaba; Pablo, comentaba todo alucinado y, nosotros, maravillados por cuanto veíamos.

Ahora, gracias a Dios, ya estamos en la habitación, en pijama y a punto de meternos en la cama. Mañana, por la mañana, nos espera la última excursión y, por la tarde ¡las maletas! Lo hemos pasado muy bien, todo ha salido de maravilla, difícilmente olvidaremos este viaje pero, el sentir generalizado, es que queremos volver a nuestras casas, para comenzar la nueva vida con los peques: con un orden en los horarios, en las comidas; con la ropa en los armarios y con nuestra dieta mediterránea, ¡sin picante!

Nada más por hoy, hasta mañana a todos.

viernes, 26 de septiembre de 2008

27- TENEMOS TODOS LOS PAPELES





TENEMOS TODOS LOS PAPELES

Hoy, jornada bastante relajada: primeramente hemos ido al consulado para recoger el pasaporte y el visado de Xiao Hu. Hemos comprado que todos los datos estaban bien puestos para evitar posibles problemas más adelante; también hemos podido hablar tranquilamente con una de las funcionarias del consulado sobre las ventajas de inscribir a los niños en el propio consuilado de Beijing o en los Registrods Civiles de nuestras respectivas provincias; ha sido muy emocionante tener en las manos los primeros papeles de Xiao Hu legalizados por la embajada. Ya tenemos todos los papeles en nuestra mano, ahora, sólo nos falta subir al avión y superar la prueba del viaje que, según muchas de las familias que nos han precedido, es lo peor de todo el viaje.

Y después nuevamente al regateo. En el mercado de la seda, o de las imitaciones, hoy nos ha ido mucho mejor que ayer. Primero, porque era por la mañana y yo no estaba tan cansada como ayer, y segundo, porque ya tenía algo de práctica y conocimiento del funcionamiento. No me he cansado ni la mitad de ayer y he salido mucho más contenta, con la sensación de que hoy he logrado que no me timaran. Seguramente si hubiera insistido, tal vez hubiera conseguido rebajar aún más, pero los precios que he pagado me parecen más que razonables, auténticos chollos.

Xiao Hu cada día más empadrado y su aita cada día babea un poco más… A veces, le tengo que recordar que tiene otro hijo, y que además, con Pablo tenemos que tener mucho cuidado. “Coco” (hermano mayor en chino) cada día está más contento con su hermano, sigue agobiándole bastante, pero cada vez le coge mejor en brazos y juega más al ritmo del pequeño. A Xiao Hu también se le ve cada día más contento con su hermano mayor. ¿Y la ama? Loca con los dos, sintiéndome muy afortunada con lo que me toca vivir, reconociéndome con muchos nuevos sentimientos por dentro y cansada, muy cansada, pero feliz, más feliz que cansada.

Mañana, por la mañana libre. Qué bien podremos levantarnos si Xiao Hu nos lo permite, a una hora razonable. Por la tarde al zoo. Pero de todo esto ya hablaremos mañana.

jueves, 25 de septiembre de 2008

26- LA CIUDAD PROHIBIDA




Seguimos pateando Beijing… Esta mañana le tocaba el turno a la Cuidad Prohibida. Anna, nuestra guía, ya me quería “castigar” de nuevo en el autobús: “hay que caminar mucho y tú mejor aburrirte en autobús”. Es una chica joven encantadora, sin ninguna duda es feliz, porque no para de reír y hacer bromas en castellano. Como hoy el tiempo nos acompañaba, se me ha ocurrido preguntar si no habría un servicio de silla de ruedas y hemos tenido suerte: por trescientos juanes (30€) he podido acompañar al grupo y no aburrirme en el autobús. Menos mal que todo eran cuestas y no escaleras porque si no el pobre que me empujaba…

¿Qué deciros de la Ciudad Prohibida?

Ciudad Prohibida (o Zǐjìn Chéng: "Ciudad Púrpura Prohibida"), está localizada en el centro exacto de la antigua Beijing, fue el palacio imperial durante las dinastías Ming y Qing, así como sede del gobierno chino hasta 1911.

Su nombre original Ciudad Púrpura Prohibida, procede de su paralelismo con la Constelación Luminosa Púrpura en la que la Estrella Polar, al igual que el emperador en la tierra, se encuentra en el centro. Su construcción se debe al traslado de capitalidad de Nanjing a Beijing que decidió el emperador Yongle cuando obtuvo el trono imperial en 1404. No existía una residencia fija para el emperador, cada uno de ellos elegía su lugar de residencia en el palacio que le gustara.

Su nombre, Zijin Cheng, se compone de tres partículas independientes. Zi (en castellano Púrpura) hace referencia a la Estrella Polar antes mencionada. Jin (en castellano Prohibido) significaba que nadie podía entrar ni salir del palacio sin consentimiento directo del emperador. Cheng (en castellano Ciudad amurallada) simplemente define lo que era, una "ciudad amurallada".

Actualmente se la conoce como el Museo Palacio (Gùgōng Bówùyùan), ocupa 0,72 km², tiene 800 edificios y más de 9.000 habitaciones. Es la mayor colección de estructuras de madera antigua que se conservan en el mundo. Fue declarada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en el año 1987. El Palacio Imperial está situado al norte de la Plaza de Tiananmen y se puede acceder a él a través de la Puerta de Tiananmen. Está rodeado de un barrio denominado Ciudad Imperial.

A pesar de que ya no está ocupada por la realeza, es un símbolo de la soberanía china y de Beijing, y aparece en los sellos de la República Popular China. El Palacio es una de las mayores atracciones turísticas del mundo.

Después de la caminata tocaba reponer fuerzas: hemos repetido comida en el buffet internacional de hace dos días. Menos mal que hemos comido bien porque por la tarde hemos ido al Mercado de las imitaciones. ¡Qué locura! Esto de tener que regatear para todo es muy cansado. Nos ha venido muy bien para vestir a Xiao Hu: toda la ropa que trajimos le está enorme, él tiene 21 meses, la ropa que traíamos era de 18 meses pero necesita una talla que va de 6 a 12 meses. Xiao Hu es muy muy delgadito, se le notan todos los huesos, está muy bien para estudiar el esqueleto humano pero en Amorebieta tendremos que “llenarlo” un poquito.

Como os decía el regateo es agotador: no se trata de rebajar un poco el precio que ellos solicitan, sino que hay que conseguir los artículos por debajo del 60 ó 70% del precio de partida. En un primer momento te parece que te llevas una ganga, y en comparación con los precios a los que nosotros estamos acostumbrados así es, pero luego, piensas que tal vez podrías haberlo rebajado un poco más todavía. Hemos estado dos horas y todos nos hemos subido agotados al autobús: entre el regateo, el que no te dejan ni mirar el género porque tienes a tres o cuatro encima ofreciéndote cosas… y la expectación que levantan los peques… pues eso, que es agotador.

Os incluimos una foto de las siete familias que formamos el grupo. Como podéis entender, tanta silla junta con niños chinos y adultos occidentales, despierta mucha curiosidad. En China, los bebés apenas salen de casa, y cuando lo hacen van en brazos. Mientras nos hacíamos esta foto, los chinos nos sacaban fotos y algunos han llegado incluso a posar con nosotros. ¡Son la leche!

Nada mas, por hoy, mañana más y mejor. Besitos a todos.

miércoles, 24 de septiembre de 2008

25- PASADOS POR AGUA




Hoy hace frío, está lloviendo pero “al mal tiempo buena cara”, para las nueve de la mañana ya estábamos todos desayunados y sentados en el autobús.

Ya os he dicho que aquí los días son larguísimos: esta mañana he subido a desayunar para las siete y el comedor ya estaba lleno, no quedaban mesas libres. Este hotel es muy grande pero siempre está lleno; cada día llegan nuevos grupos de turistas: americanos, brasileños, españoles y más chinos. Los chinos se mueven mucho, la verdad es que con lo grande que es su país ya pueden desperezarse si quieren conocerlo aunque sea un poquito.

Yo me levanto la primera, me ducho y subo a desayunar; para cuando bajo, Mikel ya ha terminado o está terminando de ducharse; despertamos a la troupe y vuelvo a subir al comedor para ocuparme de Xiao Hu y así Mikel puede desayunar tranquilo y bien. El primer día subimos todos juntos y ni disfrutar ni desayunar, un poco desastre. Así mucho mejor, Xiao Hu tiene su ritmo para comer, o mejor dicho “no comer” y, hoy por hoy, requiere toda la atención.

Hoy nos han llevado a una fábrica de perlas de agua dulce. Como de costumbre, primero nos han explicado el proceso que lleva la perla y luego a comprar… Es bastante molesto porque vas caminando por la tienda con “guardaespaldas”; como yo no tenía ninguna intención de comprar nada, primero he conseguido quitarme la “sombra” de encima y luego he alegrado “el ojillo” que no la cartera… Bien, sin más, las perlas son perlas en todos los sitios…

De allí al Palacio de Verano, donde el emperador pasaba sus vacaciones. Yo, con la lluvia, me he quedado en el autobús. Mikel, Pablo y Xiao Hu han disfrutado del paseo, aunque hacía bastante frío y nos acompañaba un poco la lluvia. Xiao Hu se ha comido un paquete de galletas y se ha quedado frito en su cochecito.

El Palacio de Verano se ubica al pie de la cordillera que cubre el oeste de Beijing, donde abundan el aire fresco, los manantiales montañosos y las vistas pintorescas, por lo que reúne las condiciones ideales para la construcción de jardines y palacios de recreo imperiales. A partir de 1153, los gobernantes feudales erigieron sucesivamente construcciones para su relajación y reposo.

En 1749, con motivo del sexagésimo aniversario de su madre, el emperador Qianlong de la dinastía Qing ordenó realizar un amplio dragado y construcción en el sitio. Las tierras y lodos sacados del lago fueron llevados a la colina, con lo cual se logró establecer el rasgo fundamental del jardín un año más tarde, cuando se dio forma de murciélago a la montaña y de durazno al lago, dos símbolos respectivos de la felicidad y la longevidad en la civilización china. En aquel entonces, el jardín precursor del Palacio de Verano fue bautizado como Parque del Agua Ondulada y Límpida.

A unos 20 Km. de la Ciudad Prohibida y sobre una superficie de 290 hectáreas. se extiende un jardín imperial que data de la dinastía Qing (1644-1911). El Palacio de Verano, es una obra clásica donde se combinan perfectamente el paisaje montañoso, el acuático y el artificial, ofreciendo una hermosa variedad de vistas según varían las condiciones climáticas. En noviembre de 1998, la UNESCO declaró al palacio Patrimonio Cultural de la Humanidad.

El Palacio de Verano fue incendiado en 1860 por las fuerzas aliadas anglo-francesas. En 1888, la emperatriz Ci Xi lo reconstruyó malversando un dinero que estaba destinado a la formación de una fuerza naval, entre otros objetivos, y lo bautizó con el nombre Yi He Yuan (Palacio de Verano) tomándolo como su residencia temporal. En 1900, el Palacio fue una vez más víctima de serios daños por parte de las fuerzas aliadas de las Ocho Potencias. En 1903 volvió a ser restaurado.

El Palacio de Verano, está integrado principalmente por la Colina de la Longevidad y el Lago de Kunming que cubre las tres cuartas partes de la superficie total. Las variadas construcciones de que dispone el Palacio, como salas, pabellones, quioscos y galerías, llegan al orden de 3.000.

Las obras principales son la Sala de la Bondad y la longevidad, el Jardín de la Armonía y la Virtud, la Sala de la Alegre Longevidad, que se encuentran en el recinto a la puerta oriental del Palacio; la Larga Galería, la Sala de Nubes Dentadas, la Pagoda del Incienso Búdico, el Quiosco de Bronce, la Sala para Escuchar a las Oropéndolas, y el Barco de Mármol, que están ubicados frente a la colina delantera, así como el Pabellón Conocedor de la Primavera, el Buey de Bronce, el Puente de 17 Ojos, y los Seis Puentes del Dique Occidental, que están a la orilla del Lago de Kunming. Cabe destacar que al pie de la colina y a la orilla del lago se extiende la Larga Galería de 728 metros de largo, con techos y vigas completamente cubiertos con pinturas basadas en relatos históricos y mitológicos. El Puente de 17 Ojos une la ribera oriental del Lago Kunming con la isla que se halla en su centro. El Jardín del Gusto Armonioso, que está al nordeste del Palacio, es conocido como un "jardín dentro del parque" por su estilo particular. La magnífica disposición de las obras crea una armonía perfecta, siendo ésta una características de la arquitectura china tradicional.

Hasta ahora Xiao Hu sonreía sin ruido, como los bebés de pocos meses; esta mañana, hemos oído, por primera vez, el sonido de su risa. ¡Qué emoción! ¡Una gozada!

Hoy, os adjuntamos lo mejor del día. Besos a todos pero muy en especial para Mer y las Hermanas Mercedarias.

video

martes, 23 de septiembre de 2008

24- UN PAPEL MENOS



Esta mañana, después de revisar toda la documentación, nos hemos acercado hasta el consulado de España para realizar otra gestión burocrática. Cada papel superado es un respiro, un paso más hacía casa, una sensación de que Xiao Hu es más nuestro. Es como si estuviéramos en el tiempo de la dilatación y hasta que no “dilatemos” del todo, no llegaremos a casa, no descansaremos.

Después nos hemos acercado hasta el parque del “Templo del cielo”, eran dos horas de paseo, yo me he quedado en el autobús y Pablo también porque China no es como él pensaba. Mikel ha entrado con Xiao Hu y el resto del grupo.
El Templo del Cielo es el mayor templo de su clase en toda China y el lugar de adoración dedicado al cielo más grande del mundo. Fue construido en el año 1420, ocupa una superficie de 273 hectáreas, tres veces la del Palacio Imperial, y lo utilizaron para rogar por las cosechas (en primavera) y dar las gracias al cielo por los frutos obtenidos (en otoño). Desde el año 1998 está considerado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Está situado en el parque Tiantan Gongyuan, al sur de la ciudad de Pekín. El Templo del Cielo es en realidad un conjunto de edificios: al norte se sitúa el Salón de Oración por la Buena Cosecha; al sur, el Altar Circular (o Altar del Cielo) y la Bóveda Imperial del Cielo, que están separados entre sí por una distancia de 360 metros, y ligados por un ancho camino empedrado, que se denomina Puente de la Escalinata Roja.

El conjunto está rodeado de una muralla interior y otra exterior formadas por una base rectangular que significa la tierra y rematadas con formas redondeadas para simbolizar el cielo.

El Altar del Cielo también llamado YuanQuiTan, es una estructura abierta compuesta por tres plataformas hechas de mármol blanco que se elevan 5 metros sobre un patio cuadrangular. Es notable el hecho de que el número de piedras que componen esta estructura son siempre múltiplos de 3 o 9 (el número 9 al ser el dígito más alto, representaba al emperador). La piedra central es la más sagrada, por lo que es considerada de buena suerte, por lo que es común ver a los chinos apretujándose para tomarse una foto sobre ella. Además, la acústica del lugar permite que lo que se hable en el centro se escuche en todos los lugares del altar.

Situada sobre una plataforma circular de mármol, la Bóveda Imperial del Cielo, o también llamada la Casa del Señor Celestial (HuangQiongYu), es un edificio circular de techo cónico y tejas azules. La mitad posterior del edificio fue construida con ladrillos.

El Salón de la Oración para las Buenas Cosechas o QinianDian, es un edificio circular de 30 m de diámetro y 38 m de alto, dispuesto sobre una base de mármol de 3 plataformas circulares y 6 metros de alto. Fue construido en ladrillo y madera, sin utilizar un solo clavo ni una sola viga. Su forma es parecida a la Bóveda Imperial del Cielo, pero es más grande y su techo cónico tiene tres aleros, rematado por una bola dorada en la cúpula. Dentro del salón, magníficamente decorado, se hallan el trono imperial y 28 pilares, cada uno hecho de un solo tronco, dispuestos en 3 círculos. Los cuatro postes rodeando el círculo interior representan las cuatro estaciones, los 12 postes del círculo medio simbolizan los meses del año y los 12 postes del cículo externo simbolizan las 12 “horas” del día.
La verdad es que el Templo y todos los jardines que lo rodean están muy cuidados y son espectaculares.

El clima que se va creando entre las familias adoptantes es también algo muy especial. Todos somos conscientes del esfuerzo que cada cual está haciendo para adaptarse a la nueva situación y por lo tanto entiende perfectamente por lo que el otro puede estar pasando. Vemos lo distintos que son unos críos de otros, no sólo por la diferencia de edad que hay entre ellos, sino por el carácter y por las necesidades que cada cual tiene, necesidades que, hoy por hoy, algunos padres no pueden cubrir, como es el caso de un niño de más de 5 años que sabe hablar, sumar, restar…, pero no puede entender ni hacerse entender con sus padres adoptivos si no tiene a su lado a un traductor.

Pero para dejaros con un buen sabor de boca al mismo tiempo que os damos un poco de envidia, deciros que hoy hemos comido “pato laqueado”, una de las especialidades de la cocina china. ¡Estaba buenísimo!

¡¡¡Y mañana más!!!

lunes, 22 de septiembre de 2008

23- EL MERCADO DE LA SEDA Y EL TEMPLO DE LOS LAMAS




No hay ninguna duda: China no es un país para cojos. Aquí para ir a cualquier sitio hay que subir y bajar mil escaleras y si por casualidad no hay escaleras, entonces una se encuentra con buenas cuestas y no sé qué es mejor o peor… Resumiendo: todos los días acabo reventada, empiezo a pensar que tal vez el esguince derecho me quede de recuerdo de China. Confiemos que con Xiao Hu y con la colcha de seda que nos hemos comprado hoy, sea suficiente recuerdo.

Por la mañana nos han llevado a una fábrica de seda. Personalmente no me atraía demasiado la idea pero, ahora, estoy encantada con la visita. Nunca hubiera imaginado el proceso tan complejo y laborioso que supone un simple pañuelo para el cuello. Nos ha parecido alucinante. Aquí sí que hemos caído en la tentación y, como andábamos buscando, nos llevamos una colcha preciosa para nuestra cama. Ahora, sólo falta que puesta sobre la cama quede igual de preciosa porque como tengamos que cambiarla… Ya os lo decía ayer: las compras también están organizadas y nos han entregado la colcha lista para subir al avión: envasada al vacío, ocupando una nada.

Después nos han llevado a comer en un buffet internacional, invitados por la Agencia de la Mujer, que es la agencia oficial china a través de la cual Transmes (nuestra agencia en Barcelona) nos organiza todo el viaje a China: traductores, guías, citas en registros, consulados, etc. Desde estas líneas les damos un diez por toda la organización y sobretodo por el “cómo” de la organización. Hemos comido de maravilla todos, mientras Xiao Hu dormía con el estómago lleno por una tortilla y poco más.


A la tarde visita al templo budista Jong He Gong también conocido como el “Palacio de la Paz y la Harmonía”, el “Templo de los Lamas” o la “Lamasería de Jonghegong”. El lugar está compuesto por varios templos, santuarios y lugares de estudio donde se ora a los diferentes budas de la salud, el conocimiento, la longevidad, la sabiduría, etc. También se les deja ofrendas como frutas o botellas de agua. La arquitectura y, en general, el arte de los templos es fabulosa, los trabajos de las cornisas, letreros, incensarios, estatuas y pinturas es espectacular. Dentro de uno de los templos hay una estatua de Buda tallada en un solo tronco de Sándalo blanco que tenía (cuando aún era árbol) 18 metros de altura más 8 metros de raíces, es verdaderamente enorme.

Para nosotros, los occidentales, es una especie de santuario, y como nuestros santuarios, estaba repleto de personas que rezaban, visitaban y curioseaban. Es un centro de estudios budista. Muy interesante también la visita.

El camino en el autobús ha sido una auténtica fiesta: hemos repartido unos globos que habíamos traído para ofrecer a los niños en la calle (pero la verdad es que no se ven muchos niños ni tampoco ancianos) y ha estallado la fiesta. ¡Qué jolgorio! Qué regalazo ver a todos los peques chillando y riendo.

Muchos de vosotros sabéis que a Pablo no le gustan ni ver los besos, pues bien, a su hermano se lo come, no le deja ni respirar un minuto. Xiao Hu reclama su espacio y a veces rechaza el cariño del hermano, con lo cual Pablo de morros… Nos suponemos que hasta que la situación se normalice esto será lo habitual, con lo cual los aitas mucha paciencia.

Nada más, hasta mañana. Besos a todos y uno muy especial para la tía Montse que nos acordamos de su cumple. ¡¡¡¡Zorionak!!!!

domingo, 21 de septiembre de 2008

22- EN LA GRAN MURALLA




Hola a todos de nuevo. Como alguno ya os distéis cuenta, ayer le pasé el relevo de las crónicas a Mikel, yo estaba reventada y el cuerpo, sobretodo mis piernas, no me daban para más. Nos habíamos levantado para las 6h30 y hasta las 22h que me acosté no tuve en ningún momento la posibilidad de tener las piernas en alto y, aunque una es muy dura, también tengo mis límites... Hoy ya me siento mucho mejor, las jornadas aquí son larguísimas, amanecemos entre siete, y siete y media, y antes de las diez raro es el día que caigamos en la cama. Pero, como os acabo de decir: hoy me encuentro con mucha ilusión y ganas de retomar mis "conversaciones" con todos vosotros.

Ya os lo decía ayer Mikel, pero yo también quiero deciros lo fuerte que resultó el encuentro con el resto de familias del grupo. Todo eran estallidos de alegría y bienvenida. ¡Precioso! Personalmente tomé conciencia de la tensión acumulada porque me sentía incapaz de hablar sin llorar. Los peques preciosos pero, como ya os podéis imaginar, Xiao Hu el más guapo de todos. Menos mal que el resto de padres pensarán exactamente lo mismo de su peque, así todos estamos encantadísimos con el regalo que la vida, y Dios, nos han hecho.

Hoy tocaba la muralla china o “larga fortaleza” que fue empezada a construirse en el siglo II a.c. y tiene una extensión de 7.300 km. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1987.

El trozo de muralla a la que nos hemos acercado está a una hora y media de Pekín, así que aprovechando que "el Pisuerga pasa por Valladolid", de camino hemos parado en una fábrica de Jade (como veis en este viaje también te organizan los lugares para hacer las compras). La verdad es que hemos visto auténticas maravillas, en una de las fotos podéis ver una. Tener la visa encima podía resultar muy peligroso: aunque el Jade, según los entendidos, es carísimo en España, aquí tampoco era regalado. Nosotros hemos conseguido no caer en la tentación, no ha sido fácil pero lo hemos conseguido: sólo hemos comprado una cosita para Pablo y una más.

¿La muralla china? ¡Espectacular! Cuánto hablan esas piedras... Yo me he quedado de guardasilletas y niños dormidos y, todos los demás, muy valientes han subido. Por lo que decían al bajar, la "excursioncita" se las traía. Mikel, ha llegado mudado, yo pensaba que le iba a dar algo. Enseguida ha tomado una dosis de azúcar y se ha repuesto más o menos. La guía, que por cierto es un encanto, nos había dicho durante el trayecto que según Mao sólo los hombres que suben a la Gran Muralla son verdaderos hombres…, y, claro, había que demostrar la hombría... Mikel y Pablo han subido un gran trecho, han tardado una hora y media en ir y volver. Pablo se ha quedado en una torre intermedia con unos amigos y Mikel ha subido un tramo más. De hecho una de las fotos de la muralla está tomada desde el último torreón al que Mikel ha subido y al fondo se ve el parking de los coches y autobuses desde donde hemos empezado a subir.


Luego hemos comido en un restaurante chino ¿raro, no?. Se conoce que la guía ya había avisado que somos occidentales con niños y no había nada picante, todo muy bueno. De allí, reventados, al hotel.

Xiao Hu cada día más comestible. Se le nota mucho más relajado: sonríe, corretea... ¿Una sonrisa suya? No se puede explicar, sólo vivirla y disfrutarla: se van todos los cansancios, te entran ganas de comértelo. Pablo, también muy bien, reclamando de vez en cuando su espacio y cada día más amiguito de otra niña del grupo. Está encantadísimo con su hermanito, lo agobia muchísimo: está continuamente besándole, cogiéndole en brazos, no le deja espacio físico ni para respirar... Me recuerda mucho a su prima María (a quien aprovecho para mandarle un besito) cuando Pablo era pequeño. ¿Y Mikel? Exactamente igual que cuando nació Pablo: parece que no pisa el suelo cuando anda y tiene una sonrisa... Se le cae la baba con el peque, no le quita el ojo ni un sólo momento, también muy bonito verle.

Nada más por hoy, mañana no recuerdo que nos toca pero sí sé que tocan diana !!!a las 7h30!!! Esto está siendo un "parto" de lo más estresante y agotador. Me río yo de los partos naturales o de las cesáreas... Cuando volvamos vamos a tener que coger un mes sólo para recuperarnos. Hasta mañana a todos.

viernes, 19 de septiembre de 2008

21- ¡EL ENCUENTRO CON LAS OTRAS FAMILIAS EN BEIJING!

Por fin hemos llegado de nuevo a la civilización. Esta mañana hemos cogido un vuelo desde Chongqing hasta Beijing. Pensábamos que Xiao Hu, puesto que se había despertado unas cuantas veces durante la noche y había dormido mal, durante el viaje se dormiría, pero no ha sido así. Ha comido una tortilla que habíamos cogido mientras desayunábamos; ha comido un poco de arroz del plato pre-cocinado que le han traído a Vicky y que ella ha preferido no probar; ha comido unos gajos de mandarina y muchas patatas fritas con sabor chino, que le encantan. Durante todo el viaje se ha ido pasando de los brazos de Vicky a los brazos de Mikel, mirando a la gente que estaba sentada detrás de nosotros y tirando al suelo todo lo que encontraba en los bolsillos de los asientos.

El reencuentro con el resto de las familias que llegaban también con sus nuevos “hijos” adoptados ha sido verdaderamente emocionante y muy emotivo: todos queríamos explicar a los otros dónde hemos estado, cómo hemos vivido los primeros momentos del encuentro con nuestros hijos, cómo es su carácter, lo que hacen, los miedos que tienen, si duermen bien o mal, si tienen genio o no, si les gusta andar, si son muy activos o muy tímidos… porque en este pequeño grupo hay críos cuyas edades van desde los 13 meses a los 3 años y medio, y cuyos caracteres son tan diversos como sus edades.

¿Cómo es el amor de padre o madre que hace que para cada uno su hijo sea el más guapo?

Después de habernos duchado y refrescado ha llegado la hora de acercarnos a un supermercado para hacer las compras más urgentes. Y ahí nos ves a seis familias españolas con seis niños chinos recorriendo el supermercado con todo el jolgorio que normalmente solemos hacer. Menos mal que para los chinos ya era un poco tarde y no había mucha gente.

Después de las compras ha llegado la hora de la cena. El hotel tiene un restaurante chino, tipo buffet, en la planta 28. Es un restaurante totalmente acristalado, y que va girando muy despacio. Tiene unas vistas impresionantes de Beijing. Pablo ha encontrado en este restaurante comida bastante occidental: pollo empanado, espaguetis y postres, Mikel se ha puesto las botas comiendo ensaladilla de huevos duros con atún, pato asado, pollo frito, pan alemán y bebidas de frutas. Xiao Hu ha probado los espaguetis, jamón asado, y una sopa agridulce. Vicky le ha dado un bocado a la ensaladilla de huevos duros con atún, pero estaba muy cansada y apenas ha comido.

Hoy ya nos perdonaréis, pero estamos tan rendidos después de andar haciendo y deshaciendo las maletas en los hoteles, que sólo os dejamos este video de Xiao Hu en el aeropuerto de Beijing.

Mañana nos espera la Muralla China. Pero ésa es ya otra historia.
video